Literatura Latinoamericana

Liliana María Celiz

(Argentina)

Liliana Celiz Nació en la diudad de Rosario, Argentina, en el año 1956. Empezó a escribir "poesía" a los once años de edad, y lo siguió haciendo de allí en más.
Estudió el profesorado de Castellano en el Colegio: Joaquín V. Gonzalez. Coordina talleres literarios, desde hace muchos años.
Escribió dieciseis libros de poemas, de los cuales publicó (por ahora):
- "Del traje de Eva y su manzana", Último Reino, 1997
- "¿De dónde vienes de mirar tus ojos padre?", Ediciones del Dock, 2000.
- "Desembocadura", Libros de Tierra Firme, 1990. Compilación de poemas en conjunto con otros cuatro poetas.
- "O elevación de vos o pensamiento", Ediciones del Dock, 2007
- "A los que fueron pájaros", Ediciones del Dock, 2008 (en prensa)

 

Poemas de Liliana María Celiz

 

 

EL REVERSO DE LAS HOJAS


es el reverso de las hojas
en la revelación del mundo (es en la sombra)
donde el espacio de mirada hace al extremo de las cosas
salpicando la cara con el nombre
a la estatura de belleza en el disloque de mirada hacia el cuarto de la sombra
hacia el momento potencial del cruzamiento con el doble

 

lo sombreado no haciendo la intención del gesto
como caído de caricia
(desdoblamiento desde el yo a algún submundo de belleza)
en el encuentro del sí mismo de las formas
lo inacabado de él es elevado hacia algún grado de delirio
en crecimiento perpetuo de mirada hacia el trasfondo
vuelve la cara al otro extremo de moneda
en el pasaje de la luz al corrimiento prematuro

 

como oxidando el techo
en otra nebulosa de cara en el espejo
(se apela a los espacios múltiples – o mera detención
de algún sonido)
cuando la oí caer creí que era mi cuerpo
lo resbalado del sitio de la imagen
en plena discordancia del ciclo de la tarde

 

pero la espera decrece desde el agua
las manos múltiples torneadas hacia el sitio del principio
(es en la escena de mirarte)
de la contemplación surge el espacio paralelo
el espacio no atribuido a los espacios
como fusión la nada en esa zona del olvido
o no la complexión del mundo hacia el agujero de otro mundo
en mera discordancia hacia la etapa del sonido

 

en la encabalgación de carne donde es hueso
(la luz se expande al horizonte)
sin
la sucesión del hombre
por el hombre
la mano en conmesura de silencio
como cae el extremo de la tarde
en lo pesado del día
es la salpicadura del vaso en el transcurso
desde el período troncal que hace a la ausencia

 

gotas del sí en lo desmejorado de la ausencia
en sucesión del tiempo vívido en la orilla
y no el esparcimiento de mano en la otredad de la caricia
no en gotas de remolque de la ausencia (solo un todo)
en la maduración del gajo de los ojos como continuidad de la existencia
cayendo al mismo lado de las cosas en lo evidente del desierto
o lo aterido en la pregunta por el ojo hacia el principio del principio
impunemente