Autora Ecuatoriana

Jacqueline Costales

Riobamba 15 de enero de 1964. Doctorado en Ciencias de la Educación, mención investigación y planificación.
Maestría en Educación a Distancia. Catedrática Universitaria. Editorialista de la Revista Regional “Panorama”.
Editorialista del diario “La Prensa” de Riobamba.

Miembro de la Casa de la Cultura “Benjamín Carrión”, Núcleo de Chimborazo. Miembro de la Asociación de Escritoras Contemporáneas del Ecuador, Matriz Chimborazo. Miembro del Consejo Editorial del diario “La Prensa”
Miembro del Círculo de Lectoras “Luis Alberto Costales”. Presidenta de la Sociedad Ecuatoriana de Escritores Capítulo Chimborazo.

 

Autora de los Poemarios:
- Arcilla Literaria
- De mis huellas
- A espaldas de la luna
- Descolgando Cielos

Coautora de los Poemarios:
- Sueños Compartidos
- Sortilegio del Alma
- Chuquiragua II

 

De "A ESPALDAS DE LA LUNA"

A espaldas de la luna,
seguiré vociferando mis asombros,
las piruetas de los sentidos
sobre las aceras de la belleza,
el bullicio quejumbroso
de los últimos siglos,
la estancia clandestina de las sombras
sobre los cielos convictos.
Divulgaré la verdad reciclada en el llanto,
los suspiros acuchillados
en las postrimerías de la cruz,
la sublime alternancia de la existencia
y sus desvelos policromos
¡PARA QUÉ MIS LABIOS!

 

Y entonces,
sellaré las hendijas
de la noche.
A Venus,
le alzaré los hombros.
Echaré al precipicio
los destierros inútiles,
¡al fin veré mis huellas,
en unciones
POLÍCROMAS!

 

¡Basta ya!,
abdico mis absurdos,
esta necia monotonía,
esta pausa en diluvio obsesivo;
desde hoy deshabito
EL HOMBRO DE LA LUNA.

 

Ya lo verás:
me quedaré sin uñas,
sin colmillos
sin brazos;
sin mares que me precipiten;
sin truenos que me anuncian,
sin blasfemias,
sin bullicio en la piel,
¡sin ruido
EN LA PALABRA!

 

Desata de una vez todos tus céfiros;
invádeme como el azul sobre el mar;
haz escalada de ola en mi arrecife profundo;
penétrame todas tus formas,
bosquéjame universos;
abrevia en mí
EL AFÁN DE LA VIDA.

 

¡Vete!
no detengas la ausencia,
si te llueve mi nombre,
GUARECE EN EL OLVIDO.