Autora Ecuatoriana

Carolina Patiño

Carolina Patiño (Guayaquil, 1987) Ganadora del Primer Concurso de Poesía “Buseta de papel” 2004. Integrante del grupo cultural Buseta de papel. Ha publicado Atrapada en las costillas de Adán (poemas 2006). Sus textos aparece en varias antologías nacionales y extranjeras.

 

Poemas de Carolina Patiño

 

ATRAPADA EN LAS COSTILLAS DE ADÁN

Mientras el doctor Dios
usaba su mágica anestesia
y abría tu ser
yo arrancaba de ti
mi ingrediente principal

Caminé desnuda en el paraíso
por primera vez
sin compañía de mi cadáver

Adán que solo existía
para provocar a mis ojos
desde que el gran maestro
lo dio de alta,
gritó fuerte
y escuchando las órdenes:

Olvidamos todo
y sin vergüenza…
fuimos una sola carne

 

 

EL HIJO

Me enrosqué en tu pierna
nos aprovechamos de la ausencia de Adán
para que en una mutua constricción
concebir a Caín.

 

 

HABITACIÓN EN LLAMAS
a Augusto Rodríguez

Se persiguen las pieles erectas
por la habitación en llamas:

cuando tus
colmillos
ritmos
falos

Desmitificas el sesenta y nueve
por las sábanas:

cuando me
sacudes
desgajas
violas

Polémico el amor expresado así
pero real, real, real…

 

 

COMPARTE MÁS QUE CARNE

Cobijas mi espalda en celo
con tu pecho caliente
dejando reencontrar fácilmente
las puertas que están cerradas a intrusos
pero que al reconocer tu voz
se abren
lubricándote
en una lluvia que da placer
transcurre el tiempo
en el inolvidable reconocimiento
que se da por un camino marcado.
Mordisco en mi cuello
da emociones que parecen divertirte
regalo mi frente de batalla
lo recorres e inspeccionas
para que mi ombligo sin más
quede atrapado por una boca melódica
la expresión de tu rostro
nos lleva a un lugar neutro y relajado
donde la intimidad no tiene cabida
y se comparte más que carne.

 

 

LA LENGUA

La lengua
movimiento constante
siente
distingue
úsala en mí
día largo transcurrido
hace saber que es el momento
¡siempre lo es!
restricción nerviosa
tímido
dulce
así comienzas
como un primer beso
hormigueo instantáneo
al reencontrar tu lengua a la mía
tu sangre blanca me encuentra cuando
mi boca para de ser tu eje y
degustas el sudor,
temblor involuntario
anuncia culminación
encontraste mi cuerpo
y hallaste el tuyo.

 

 

EFECTO NARCISISTA

Estoy enamorada de una mujer...
oro blanco su fortaleza
en un momento no determinado
te hace caer en sus encantos
y te envuelve.
Ella dice lo que piensa
cuando lo dice lo hace sin pensar
en ocasiones
sus palabras se confunden con crueldad
soy el reflejo de todas las cosas
que tienen esa capacitad
la veo y me siento
toco su cara y su piel
le unto caricias
mi intento de desamarrarla de defectos
hace que la ame más
frente al espejo me repito
gracias por ser ella
gracias por ser yo.

 

EL BUEN COMIENZO

Adán apenas entendía qué tenía que hacer cuando Dios dijo: “sean una sola carne”. Él ya había tenido bastante trabajo poniéndole nombre a todo animal que veía, así que se recostó en los verdes pastos y dejó a la varona remojar su barbilla en un profundo y tierno beso de labios carnosos y saliva agridulce. La espalda de Eva se arqueaba de tal forma que su boca colonizaba la entrepierna de Adán. El placer de su compañero fue tan intenso que en recíproca reacción decidió besarla a la francesa con grandes dosis de mordidas en su piel. Finalmente un río los ahogó entre gemidos y ruidosos orgasmos.

 

EL PLACER

Tu lengua estimula
al sol que estaba entre mis piernas
haciendo que haga de todo
menos ocultarse
alargando el día
y el placer.

 

LLAMA ENCENDIDA

 

Avanzo entre las piernas calcinadas
con mi lengua,
iluminando con un vago signo de agua
las sábanas de ceniza.

Todos en lo alto desnudan al mar para encontrarnos.

El ardor del limbo nos llama para enrojecer la carne
y la fricción sigue sacando llagas...

El infierno se remuerde los labios con sus lujurias
¡y brota más fuego!

 

Abrasados ya sin vida

Cielo
Limbo
E infierno
Se extinguen.