Autor Ecuatoriano

Agusto Rodríguez

 

AUGUSTO RODRÍGUEZ (Guayaquil, Ecuador, 1979) Ha publicado los poemarios: Ausencia (Santiago de Chile, 1999), Mientras ella mata mosquitos (2004), Animales salvajes (2005) y La bestia que me habita (2005). Sus textos aparecen en varias antologías locales y del extranjero.

Ha obtenido el Premio Nacional de Poesía David Ledesma Vásquez (2005), el Premio Nacional Universitario de Poesía Efraín Jara Idrovo (2005) y Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía César Dávila Andrade (2005). Es el fundador del grupo cultural guayaquileño Buseta de papel. Poemas suyos han salido en periódicos y en revistas impresas o virtuales de Ecuador, México, Argentina, España, Colombia, Perú y Uruguay. Editor de la revista literaria El quirófano.

Poemas de Augusto Rodríguez

 

TRABAJAR CANSA

 

“Trabajar cansa”, ya lo dijo el poeta Pavese

y es que todo me cansa
hasta lavarme los dientes
o ponerme medias para dormir

¿quién pudiera ser
todavía un niño que juega al balón
y no tuviera miedo
de envejecer o morir?

¿quién me regalará pronto
un poco de veneno
para beber antes que llegue el fin?

 

NO ME PRIVES DE TU CARNE
 

Llámame canalla, vende patrias,
mentiroso
o llámame Lucifer
pero no me prives de tu carne

yo soy un rey que perdió
hasta su corona
mi poder está hecho pedazos

he vuelto a ti para coronarte
como la nueva reina
de mis tinieblas

es lo único que puedo hacer por ti
llámame vagabundo
o Satanás
pero no me prives de tu carne

 

LOS DIOSES LEEN EN MI PIEL

Los códigos de tu cuerpo
tienen múltiples alas

donde mi enajenación se estremece
y encuentra su espacio

tu cuerpo es un pequeño lenguaje
que los dioses leen en mi piel

tu cuerpo está lleno de significados
y de significantes

que sólo yo descifro
en mi locura

 

LOS MUERTOS COPULAN CON OTROS CUERPOS

Nada somos
mas que un poco de sol
en los ojos
y aire movido
por los labios

(el pecado original nos sigue pesando,
en nuestra estúpida conciencia humana)

hay muertos que copulan
con otros cuerpos

nada queda
sólo mi rostro bañado
de venenosas serpientes

 

ADIÓS PADRE

Padre me voy: voy a jugar en la muerte,
padre me voy. Dile adiós a mi madre,
y apaga la luz de mi cuarto: padre, me voy.

Leopoldo María Panero

 

Padre me voy
me voy definitivamente
a jugar con la muerte

mis días se han tornado tenebrosos
y ya no tengo tu mano
sobre mi hombro
ni tu sonrisa cariada
y benévola

Padre lo he decidido
tengo que irme pronto

ya hice las maletas
y es inminente mi partida

despídeme de mamá, de mis hermanos,
de la abuela
y del perro hijo de puta del vecino

Padre me voy
sí pero aquí te dejo
mis poemas
para que los leas y después
los quemes

pero antes te darás cuenta, tal vez, de todo
lo que en vida, te amé y odié